NUEVO DIGITAL - Internacional
Estudio demoscópico del Consejo de Relaciones Islamo-Americanas (CAIR)
@JavierMonjas - 07/03/2016

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

Sí, Donald Trump es el "Islamófobo del Año". Así lo ha determinado la autodenominada Comisión de Derechos Humanos Islámicos (sic), una organización británica que tiene entre sus objetivos precisamente señalar objetivos de caza entre periodistas y políticos a los que marca con sus Islamophobia Awards. Sí, Donald Trump será el islamófobo del año para estos promotores de los "derechos humanos islámicos" (sic), pero no para el 11 por ciento de los musulmanes estadounidenses que reconocen su intención de votar al tipo rosa del tupé que está barriendo entre el resto de su atildada competencia.

El Supermartes confirmó varias cosas previsibles, entre ellas, el mayoritario apoyo republicano a la propuesta de Donald Trump de prohibir de forma provisional la entrada de nuevos musulmanes en Estados Unidos "hasta que sepamos qué está sucediendo", según el parámetro del precandidato republicano. Una encuesta de Detroit Free Press y de la emisora de televisión WXYZ, también radicada en la atribulada gran urbe de Michigan, establece tanto el mayoritario apoyo a Trump para liderar la candidatura como el aun más masivo respaldo a su propuesta antiislámica.

Un 61 por ciento de los votantes republicanos de ese estado apoyaba el veto a la entrada en el país de más musulmanes "hasta que los Estados Unidos puedan controlar mejor el combate contra el terrorismo", mientras un 32 por ciento se mostraba en desacuerdo con esa idea. Se trata de un porcentaje incluso mucho más reducido del que se registra para la misma propuesta en los estados del lado opuesto del país.

Nada menos que ocho de cada diez votantes republicanos en Arkansas creen razonable el plan, incluso dividiendo el respaldo al candidato que debería ejecutarlo entre Trump y Marco Rubio. La macroencuesta de ABC en varios estados sureños apunta en la misma dirección. De la misma forma, otras catas demoscópicas, como la realizada por el Consejo de Relaciones Islamo-Americanas conceden a Hilllary Clinton el apoyo mayoritario entre las personas de religión musulmana.

Pero esta última encuesta trae una sorpresa escondida como artero elefante rompedentaduras en roscón de reyes: el significativo apoyo de un también significativo grupo de musulmanes no ya a los candidatos republicanos en general, sino a Donald Trump en particular, el elegido por este sector sociodemográfico entre sus contrincantes de nominación.

El estudio se realizó en seis estados, tres sureños -Florida, Texas y Virginia- y el resto de apabullante dominio demócrata -California, Illinois y Nueva York-, elección de universo que equilibra bastante los resultados de acuerdo a la particular sociología estadounidense. Sí, el 46 por ciento de los musulmanes votarán por Hillary Clinton, y el 25 por ciento por su ahora más inmediato oponente Bernie Sanders. ¿Pero cómo es posible que el 11 por ciento reconozca que introduciría la papeleta de Donald Trump en las urnas? ¿Y que sea el más duro con el tema islámico el preferido entre el resto de candidatos republicanos?

La solución a los sorprendentes enigmas se encuentra relacionada con las distintas prioridades de esos mismos votantes musulmanes. Sí, era previsible que la primera preocupación para ellos fuera la "islamofobia" generalizada en el país y particularizada en Trump, según el insistente argumentario que llega de ese lado. Pero eso solo es cierto precisamente entre quienes afirman que votarán a Clinton o Sanders. Entonces, ¿por qué aparece el candidato republicano en tercer lugar en las preferencias generales del sufragio islámico en Estados Unidos? Simplemente, por un cambio de prioridades a la hora de introducir la papeleta.

Los votantes musulmanes de los republicanos en general y de Trump en particular no tienen la "islamofobia" como la principal de sus preocupaciones, sino la "economía". La polarización en este sentido es apabullante. Según la encuesta del CAIR, mientras el 27 por ciento de los votantes musulmanes demócratas se confiesan preocupados por la "islamofobia" -el principal grupo de ese sector de votantes a la izquierda-, el 38 por ciento de los votantes musulmanes republicanos ponen a la "economía" como la principal de sus preocupaciones -el principal grupo en la derecha-, mientras la "islamofobia" solo afecta los espíritus de un 14 por ciento de ese perfil de votantes a la derecha del espectro político.

Si las preferencias para elegir candidato o, incluso, presidente, se ponen en el concepto abstracto y fantasmal de la "islamofobia", los demócratas son la opción. Pero para los musulmanes que prefieren priorizar el crecimiento económico, Donald Trump es la mejor opción. Sí, ese mismo, el 'islamófobo' Donald Trump.