NUEVO DIGITAL - Internacional

Nuevo periodismo progre: 'Busca en Google y acusa a un ciudadano de ser enemigo de Batman'
Javier Monjas - 23/07/2012 - 07:22 AM   GMT+01:00

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en MenéamePublicar en del.icio.us

'Se lava una el pelo bien lavado y se lo da suavizante para que le flote a una al correr; después va una tan tranquila corriendo con su antorcha olímpica y de repente sale un atontado gritando 'Alá es grande', y va y se le echa a una encima, y me da un susto de muerte, y encima casi me tira, joer'. Algo parecido, pero en polaco, debió pensar Anna Skora, que iba con su alegre trotecillo con su llama hasta que de repente un sujeto de 17 años surge de detrás de un coche y va y la toma con ella y con la pobre antorcha al grito de 'Allahu Akbar'. Cuál es la conexión entre la llama olímpica y el tamaño de Alá es un misterio, pero cada vez más de estos sujetos aparecen de repente y hacen cosas muy raras. Por lo general, violentas.

Son los misterios de la yihad. Por todo el mundo se difundió el vídeo del nuevo soldado de Alá, incluyendo por la parte progre del planeta que, sin embargo, de forma misericordiosa y púdica, omitió cualquier referencia a los gritos religiosos del mozo, no fuera a ser que se criminalizara a todos los musulmanes.

Esto de las crónicas de prensa progresistas es un género en sí mismo que crea afición. Va otro atontado disfrazado de enemigo de Batman y se lía a tiros en un cine al grito de 'Que se joda Batman' o algo así, pero en inglés, se carga a un montón de gente, y sale un 'periodista de investigación' de una cadena de televisión 'de referencia' como la ABC y dice que era uno del Tea Party, que quién iba a ser si no.

Brian Ross tiene varios premios por ser uno de los 'periodistas de investigación' más famosos de Estados Unidos. Tiene tantos premios como estrepitosas meteduras de pata. Está en su casa tan tranquilo, oye que ha habido un tiroteo en un cine de Aurora, Colorado, al parecer provocado por un enemigo de Batman que se llama Jim Holmes, y entonces va el gran reportero, se mete en Internet, pone en Google "Jim Holmes Aurora Colorado", le sale un Jim Holmes que es miembro del Tea Party de esa localidad y se dice: 'Tate, pues este es'. Y, hala, gran exclusiva de ABC News.

"ABC News y Brian Ross piden disculpas por el error y por difundir una información antes de investigarla de forma adecuada". La fría petición de perdón de ABC News (camuflada en un ínfimo párrafo) no ha convencido a los del Tea Party, y mucho menos al Jim Holmes que no era un enemigo de Batman ni tampoco de Superman, sino un tranquilo ciudadano miembro de la organización que tan nerviosa pone a los periodistas de investigación de los medios de referencia, es decir, los progresistas.

Las permanentes meteduras de pata del laureado periodista de investigación de ABC News le están acarreando encendidos epítetos de "egregio metepatas", según unos, aunque según otros, se trata de "instinto de periodista", demasiado poderoso para confirmar una noticia. Ahora se llama así a poner en Google un nombre y acusarle a uno alegremente de ser enemigo de Batman, con las consecuencias que eso puede traer.

Entre los boca-estrecha del Guardian, siempre ocultando información discriminatoria, y el bocazas de la ABC y similares, todavía está por ver que algunos de esos medios progresistas se dediquen a investigar a los que están todo el día preocupados por el tamaño de Alá, al parecer, mayor cuanto mayor es la masacre que provocan en su honor.

En el Reino Unido, hay una que tiene una peluquería, otro que tiene pelo y barba con falta de peluquería, se conocen, se reconocen el uno para el otro, ella se pone una colcha por encima, la abre dos agujeros para ver el estandarizado careto barbudo de su marido, él la prohíbe ver los escaparates de los infieles, y, tras recoger los platos de la cena, deciden que lo mejor que pueden hacer es cargarse un montón de judíos de su ciudad, que el Corán ordena amar a los de la religión del Libro, pero sin pasarse.

Así que en vez de ver la televisión después del sandwich halal, se dedicaban a leerse la revista de Al Qaeda con el interesante reportaje "Cómo hacer una bomba en la cocina de tu madre" (ND).

En Estados Unidos andan igual. No hay semana en que no aparezca uno que se fotografíe a sí mismo con viril apostura empuñando un arma y queriendo realizar su masacre particular, en este caso, no por odio a Batman, sino al Pentágono. El Rezwan Ferdaus este se graduó en la universidad en Física, y como tesina decidió preparar tres aviones de aeromodelismo cargados de explosivos para volar a los amigos de Batman en Washington, sin duda queriendo emular al gran héroe de Fort Hood (ND), el paradigma del soldado americano que volvió su arma contra sus compañeros desarmados, inflamado por los consejos de los amantísimos clérigos de su religión. Y, para colmo, dan un susto de muerte a la polaca de la antorcha olímpica.


Navegación

Entrada anterior:
Estudio: Los judíos de EE.UU. refuerzan su masivo apoyo a los demócratas

Entrada siguiente:
El Consejo de Europa exige a los “otros europeos” el cese de la “violencia” contra los musulmanes

Últimas entradas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sindicación
RSS 1.0
RSS 2.0
ATOM