NUEVO DIGITAL - Internacional
"Puedes estar dejando entrar a tu propia destrucción"
@JavierMonjas - 25/01/2016

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

En 2011, llamó "asesino" a su hasta entonces "hermano" Obama por la intervención estadounidense en Irak, Afganistán y Libia. Por entonces, Louis Farrakhan sólo podía decir "cosas buenas" de su también "hermano" Gadafi. Es más, a principios del presente año, el líder de La Nación del Islam solo podía decir 'cosas malas' del 'islamófobo' Donald Trump. "Va a llevar a Estados Unidos al abismo infernal", proclamaba. Unas cuantas masacres después perpetradas por sus 'hermanos' de fe han hecho cambiar de forma espectacular la opinión de Farrakhan sobre el candidato a la nominación republicana.

El islam negro estadounidense de la corriente de Elijah Muhammad y su discípulo Malcolm X es un verso suelto dentro de la Umma. Pero Louis Farrakhan -a su vez, discípulo y compañero de Malcolm X y según muchos, la mano negra que ordenó su muerte- alineó a La Nación del Islam con algunos de los otros pilares del islam: el odio al judío y al blanco cristiano junto con la inquebrantable solidaridad de los musulmanes del planeta, la Umma, la nación del islam que solo puede mostrar tanta hermandad entre sus miembros como guerra infinita contra sus enemigos infieles, en especial, a los de la odiada raza de los blancos.

Hasta ahora.

Siempre chapoteando en sangre el islam, Louis Farrakhan ha querido mostrarse ahora tan americano como musulmán o, incluso, más americano que musulmán. La supervivencia de su nación -la política, no la etno-religiosa de su amalgama organizativa- se encuentra amenazada por esos 'hermanos de fe' que llegan desde el Oriente Medio desnudos de todo excepto de una cosa: el odio a los Estados Unidos. Y el líder de La Nación del Islam ha tomado partido. Un partido sorprendente.

"Cuando el Sr. Trump dijo 'No podemos permitir a estos refugiados musulmanes entrar en Estados Unidos' un montón de gente se molestó con él, pero yo sé que el odio contra Estados Unidos en el mundo musulmán está creciendo tal y como le dijimos al Sr. Bush", comenzó Farrakhan su argumentación.

"Ningún líder musulmán tiene el poder de unir al mundo musulmán en su conjunto" tanto como las políticas de los Estados Unidos "unen a esos pueblos contra Occidente". "Desde este punto de vista, creo que el Sr. Trump se muestra sabio cuando quiere investigar a cualquiera procedente de esas zonas porque el odio contra los Estados Unidos se encuentra ahora en nuestras calles", continuó, para concluir con una rotunda afirmación: "Ahora, si les dejas entrar y no les investigas minuciosamente, puedes estar dejando entrar a tu propia destrucción".

Estas y otras declaraciones igual de contundentes del líder de La Nación del Islam (despiece - vídeos) fueron entregadas como un inesperado y espectacular regalo al periodista radiofónico Alex Jones -conspiranoico ya en sí mismo-, en la que constituye una inesperada y aparatosa respecto a lo que un musulmán militante estadounidense del máximo perfil piensa sobre la oleada de 'refugiados' musulmanes que llegan de las zonas donde se "odia" a Estados Unidos y a Occidente en su conjunto.

En septiembre del pasado año, Barack Obama se comprometió a aceptar 10.000 'refugiados' sirios, aproximadamente la cantidad que entra cada día o par de días en Europa para instalarse de forma definitiva en su territorio, entre ellos, algunos de los asesinos de París o los fogosos integrantes de las manadas de violadores y ladrones que asolaron la Nochevieja alemana, y que aún roban y abusan de forma cotidiana en el campo abierto del continente infiel.