NUEVO DIGITAL - Internacional
Duro enfrentamiento entre medios por los resultados del estudio
Encuesta: Uno de cada cuatro jóvenes musulmanes británicos apoya al Estado Islámico
No toda la prensa es como la española. En el Reino Unido, Channel 4 envía a una de sus reporteras a grabar con cámara oculta de qué se habla en muchas reuniones de musulmanas cuando creen que nadie escucha. Una vez más, lo que se descubre más allá de la taqiyya no deja lugar a dudas. Mientras, para compensar el horror oculto, una yihad de reportajes presenta a los niños musulmanes como las auténticas víctimas.

Sin embargo, no eran los atentados de París los que desataban la ira en los medios. No, qué va. Lo que lanzaba los perros de la cólera eran los resultados de una encuesta encargada por The Sun. Y la ira se lanzó contra la encuesta, no contra los resultados que mostraba.

Todo era correcto. El medio tenía derecho a hacer el estudio. Survation, la empresa demoscópica, es bien conocida y reconocida. Incluso los líderes consultados para analizar los resultados los reconocieron como muy creíbles, dignos de una seria llamada de atención. Pero el resto de medios reaccionó con una virulenta unidad no vista en ocasiones mejores para mostrarla.

Hay cosas que no se pueden decir. Aunque sean verdad. Hasta los representantes de diversas asociaciones musulmanas no solo consideraron los resultados del estudio como sólidos, sino dignos de representar "una llamada a despertar" y hacer algo ante una situación que se va de las manos por semanas en vez de por años, como los peores agoreros creían hasta hace bien poco.

Uno de cada cinco musulmanes británicos son comprensivos con quienes han dejado el país para unirse a las filas del Estado Islámico. Esa proporción sube de forma radical entre los jóvenes. Uno de cada cuatro musulmanes británicos entre 18 y 34 años muestra el mismo apoyo comprensivo. El resto de datos desvelados por la investigación sociológica son igualmente inquietantes (el estudio completo, en el sitio de Survation - pdf).

Incluso tabloides como el Mirror se lanzaron a degüello con saña contra el estudio. Según estas versiones, el cuestionario resultaba equívoco pues no dejaba claro si la pregunta sobre la comprensión de los yihadistas -"sympathy for jihadis"- se refería o no a los combatientes del Estado Islámico. "El Estado Islámico no es el único grupo que combate en Siria", decía el Mirror. Ergo los musulmanes que respondieron en realidad podían estar ofreciendo su apoyo a otros grupos islamistas, como Al-Nusra, en la órbita de Al Qaeda.

Dada la apocalíptica barbarie de los sujetos del Estados Islámico, ahora se ven como deseables moderados a los de Al Qaeda, por lo que, en consecuencia, los "jihadis" y los "fighters" de las respuestas del apoyo y la comprensión en realidad bien pudieron producirse pensando en estos últimos y no en los más 'exaltados' del ISIS. Es más, incluso podrían estar pensando los encuestados en grupos armados que ni tan siquiera son islamistas, todos unidos -islamistas o no- en el común deseo de derrocar a Bashar Al Assad.

Vale.

Tanto el Sun como Survation han enfatizado que los encuestados conocían perfectamente que se les estaba preguntando por el Estado Islámico, no precisamente por las varias milicias kurdas que operan en la zona. Pues nada. R KE R.

Ciertamente, el Sun está en el punto de mira de la Brunete antirracista desde hace tiempo, y muy especialmente desde que una de sus columnistas estrella -y famosilla de reality- en abril llamara "cucarachas" a los "refugiados" que asaltan las fronteras europeas (también dijo que eran "humanos salvajes" y que "se propagaban como el norovirus" (uno de los más feroces virus que provoca la gastroenteritis). La cosa ha llegado al delegado de las Naciones para los Derechos Humanos, Zeid Raad Al Hussein, que ha dicho que eso de las "cucarachas" era expresión que ya antes habían utilizado los nazis. Y no, no lo son.

Pero aparte de profundos debates semánticos, las conclusiones de la encuesta de Survation han provocado otra yihad, además de la de la prensa condenando su metodología: la de más 1.200 ciudadan@s concienciad@s que se han quejado al regulador de la prensa británica, la mayor avalancha de protestas desde que se creó el organismo el pasado año, tres veces más que las 400 provocadas por la no muy elegante columna de los "refugiados" y las "cucarachas".

El estudio demoscópico y sus inquietantes hallazgos -en absoluto novedosos- han provocado aun otra yihad más, esta en plan burlesco. Con el hashtag de #1in5Muslims -"#uno de cada cinco musulmanes"-, la alegre muchachada islámica del Reino Unido se ha lanzado a burlarse del estudio. Y ahí siguen sus chispeantes escuadras, derrochando inteligencia en estos tiempos de humor inteligente en las terrazas de los bares y los clubs rockeros del Occidente ridículamente cabreado, merecedor de las bien merecidas chanzas.










Publicado por Javier Monjas en Nuevo Digital Internacional - http://www.nuevodigital.com
24/11/2015 - 08:12 PM   GMT+01:00