NUEVO DIGITAL - Internacional
Durante la misa de celebración de la Epifanía
Un musulmán declara “blasfemos” a los cristianos en la catedral de Glasgow
"Yo soy el servidor de Dios, les dijo Jesús; él me ha dado el Libro y me ha constituido profeta [...]. Dios no puede tener hijos. ¡Lejos de su gloria esta blasfemia!". La voz del estudiante musulmán Madinah Javed, de 19 años, resonó potente con la recitación de los dos versículos (31 y 36) del capítulo 'María' del Corán. Resonó potente, pero no en una mezquita, sino en una catedral, en la de Santa María, en Glasgow. Al obispo se le había ocurrido festejar la Epifanía con un acto "interconfesional". Javed no dejó de aprovechar la ocasión para atacar el principal pilar de la fe cristiana en uno de sus principales templos, y de paso declarar apóstatas y blasfemos a todos sus seguidores. Días después, la catedral de Gloucester acogía una llamada a la oración islámica pronunciada por un imán.

El obispo de la diócesis de Glasgow, además 'primus' de la Iglesia Episcopaliana Escocesa, emitió un comunicado rechazando de forma tajante lo sucedido, pero no la recitación coránica del estudiante, sino los mensajes de protesta de reacción al acto. Michael Nazir-Ali, antiguo obispo de Rochester y uno de los más destacados críticos con el riesgo de islamización del Reino Unido, condenó la inclusión de un recitado musulmán en un culto cristiano y defendió que los responsables de la diócesis "repudiaran" tal celebración y "disciplinaran" a sus organizadores. La policía ha abierto una investigación que pretende identificar a los autores de los comentarios por Internet críticos con la lectura coránica de Javed.

La curiosa celebración de la Epifanía organizada por la catedral de Glasgow en la que se declaró apóstatas y blasfemos a quienes creen que Jesús es Hijo de Dios fue seguida por otro acto "interconfesional" en otra catedral británica, esta vez, en la de Gloucester. Allí, el imán Hussein realizó una llamada a la oración islámica, que resonó también potente por los arcos ojivales del edificio. La recitación del imán fue grabada por un teléfono móvil y los propios responsables de la catedral incluyeron el vídeo en su página de Facebook. Pero la avalancha de críticas fue tan abrumadora que decidieron eliminar la grabación. El tolerante 'muy reverendo' Stephen Lake dijo que aquello había sido "inaceptable", pero lo 'inaceptable' una vez más eran las críticas y su tono, no el acto en sí mismo, que, en su opinión, había sido "sacado de contexto". El "contexto" era que la muestra interconfesional había incluido otras 'religiones', incluidas el rastafarismo y la brujería.

También el imán Hussein se mostró muy satisfecho del acto. Según los responsables de la catedral, una "mayoría" de los comentarios eran "positivos", pero la virulencia de los negativos les había llevado a eliminar la entrada. Dentro del caos 'interconfesional' del suceso, el autor de los cuadros de la muestra religiosa exhibida en la catedral se declaraba militantemente "ateo". Alguno de los cuadros fueron atacados, aunque poco se sabe del tema puesto que la página que informaba del asunto en un periódico local también ha desaparecido del mapa junto con el potente recitado coránico catedralicio contra los apóstatas cristianos.

Los responsables de la catedral de Gloucester -el escenario de múltiples escenas de la saga cinematográfica de 'Harry Potter'- también afirman que el recitado coránico no se realizó en lugar sagrado, sino en la rectoría, mientras los cuadros se encontraban en el claustro. Una vez más, la policía investiga a los autores de los mensajes de protesta.

La navidad de este año ya había comenzado bien 'interconfesional' en Occidente, la antigua Cristiandad. Medios holandeses se habían hecho con el vídeo de unos niños no musulmanes postrándose en una mezquita durante una clase 'interconfesional'. Esa misma mezquita había invitado a perorar al imán pakistaní Anas Noorani Siddiqui, un brutal sujeto pakistaní que allí mismo había declarado que "los holandeses infieles se comportan como perros y putas". El propio gobierno holandés -socialdemócrata- ha alertado de forma pública contra las enseñanzas que se inoculan a los propios niños musulmanes en esas mezquitas, donde se les exige que no colaboren con la policía si ven un delito cometido por un musulmán, entre otras medidas de íntima integración en la sociedad de acogida.

Publicado por Javier Monjas en Nuevo Digital Internacional - http://www.nuevodigital.com
23/01/2017 - 12:00 PM   GMT+01:00