NUEVO DIGITAL - Internacional
Fuentes oficiales turcas sugieren el uso de un nuevo gaseoducto como arma negociadora con la UE
@JavierMonjas - 09/07/2012

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

Lo bueno de seguir la actualidad turca es que no es necesario analizar las segundas o terceras intenciones habituales en las etéreas declaraciones de otras diplomacias, las occidentales en especial. Los turcos advierten, amenazan y chantajean con pasmosa claridad. El último ejemplo: Ankara firma un acuerdo con Azerbaiyán destinado a la construcción de un gaseoducto que lleve el gas azerí a la Unión Europea a través de territorio turco. Perfecto. Menor dependencia del gas ruso y de sus peligrosos estrangulamientos de tubería. ¿Perfecto? Declaración inmediata comité turco en el Consejo Mundial de la Energía: El gaseoducto servirá para "incrementar la importancia geográfica de Turquía durante el proceso de negociaciones con la Unión Europea". Confirmado. Perfecto. Perfecto nuevo chantaje a Europa que unir al inmigratorio (1 y 2).

Si asombra la crudeza de la diplomacia turca, aun más sorprende su habilidad para jugar a dos, tres y las barajas que hagan falta. Turquía se está convirtiendo en la futura clave energética de la Unión Europea y Ankara desea que la llave esté en su territorio. Y, para eso, está llegando a acuerdos simultáneos incluso con partes enfrentadas a las que sencillamente usa como señuelos mutuos.

Penetración turca en Irak

Ejemplo. El martes de la semana pasada, el ministro turco de la Energía anuncia un sorprendente acuerdo por el que la región semiautónoma kurda de Irak venderá gas directamente a Turquía según un acuerdo que no pasa por Bagdad. Erdogan continúa por tanto alimentando los rencores iraquíes que llevaron al gobierno central del país a declarar a su vecino occidental como "estado hostil" (ND).

Pero Turquía ha decido jugar fuerte en la zona: se alía con los kurdos en el gobierno de la región semiautónoma iraquí y consigue dos cosas: extiende su influencia en la región (que esta pertenezca a un país extranjero es cosa sin importancia) y aísla a sus propios kurdos turcos, siempre en la querencia del PKK, a su vez estos enfrentados a sus hermanos de sangre semi-integrados en Irak.

La región kurda iraquí se ha convertido en la zona más próspera del país. Y Turquía se ha fijado en ella, como en ella se fijaron los diseñadores del mapa repartido en las escuelas turcas que extendía -"por error", según las autoridades educativas del país- el espacio vital turco desde Bulgaria a estas regiones kurdas de Irak, pasando por Armenia, algunas regiones de Georgia y, obviamente, la totalidad de Chipre (ND).

Todos los grifos de Ankara

¿Que el anuncio del nuevo gaseoducto kurdo-turco puentea a Bagdad? No problem. Justo tres días después, la diplomacia de Erdogan anuncia otro acuerdo con el gobierno central de Irak para llevar petróleo desde Basora hasta el Mediterráneo una vez más a través de territorio turco. Así que Turquía ya tiene dos grifos en su territorio: el petrolero y el gasístico, ambos con un pin de la bandera de Europa.

Así que contentos los iraquíes de Irak y los kurdos supuestamente iraquíes del territorio kurdo iraquí. Y Ankara se garantiza el control de gas y petróleo dirigido a los mercados occidentales, en especial, a los europeos. ¿Que van mal las negociaciones con la Unión Europea? Para eso están los grifos. Lo declaraba con sorprendente claridad la directora de Líderes para el Futuro de la Energía, dentro del comité turco en el Consejo Mundial de la Energía: El acuerdo sobre la construcción del gaseoducto entre Azerbaiyán y Turquía "incrementará la importancia geográfica de Turquía durante el proceso de las negociaciones con la Unión Europea".

Es más, el presidente del Comité de la Energía del parlamento turco también decía lo mismo aunque con un poco más de suavidad: "Esta no es solo una forma óptima de cumplir con las necesidades de diversificación del gas europeo, sino también una decisión muy importante para nuestro país porque incrementa el papel de Turquía como un país de tránsito". Traducción: Si Rusia puede cerrar el grifo, venid con nosotros, que también podemos hacerlo.

África también es turca

Mientras, Turquía, como China, continúa rellenando vacíos de influencia en zonas dejadas de la mano de Dios por la diplomacia occidental. En realidad, lo hace incluso donde aquella llega en todo su patético esplendor, como en Kosovo (ND). El África negra se ha convertido en un magnífico territorio donde promover el sistema educativo turco de manera que en sus países se enseñe con modelos pedagógicos -y religiosos- turcos (ND). Solo en la semana pasada, Ankara ha firmado un acuerdo de promoción del empleo con Zambia y otro de colaboración en seguridad, educación, agricultura, minería y otras cuantas cosas más con Ruanda.