NUEVO DIGITAL - Internacional
Los musulmanes kosovares, alarmados por la penetración del wahabismo
@JavierMonjas - 16/04/2012

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

Afganistán. Turquía. Kosovo. El corredor de la heroína hacia Europa se encuentra en máximos históricos. La masiva presencia occidental -OTAN, UE, Estados Unidos- en las puntas del comercio parece que está contribuyendo a su crecimiento en vez de a su exterminio. La ruta de la droga es tan solo una de las venas que alimenta a la nueva 'nación' kosovar, ahogada por la corrupción, los enfrentamientos interétnicos y una masiva penetración del islam árabe más radical que alarma a los propios musulmanes kosovares.

Quienes se temían que Kosovo se iba a convertir en un portaaviones para el desembarco en Europa del islam más rigorista por su puerta trasera ya no son escuchados como apocalípticos agoreros ni tan siquiera en la propia Kosovo del islam 'moderado'. En realidad, en los últimos años es el conjunto de los Balcanes el que se ha convertido en la base perfecta para la invasión de la quinta columna wahabí financiada por Arabia Saudita.


Alarma islámica por el islam

La alarma viene cundiendo en todas las naciones-fragmento surgidas de la desintegración de la antigua Yugoslavia que ya tenían con anterioridad una presencia islámica tradicional, vendida como pro-occidentalista por su gran valedor, Estados Unidos, y comprada como tal por la Europa enganchada a la operación de Washington. Pero ahora esa comunidad islámica se está dejando caer en los más puros y verdaderos mensajes del Corán. Por cierto, con dinero saudí repartido a espuertas entre los renovados fieles para facilitar su camino al adecuado redil, lejos de la corruptora influencia de Occidente.

En Macedonia, un imán kosovar llenaba a rebosar un estadio de la capital Skopie con el siguiente mensaje resumen de su intervención: La Madre Teresa (de Calcuta) "pertenece a lo más profundo del infierno por no creer en Alá, el profeta o el Corán" (ND). La abierta preocupación del islam tradicional macedonio ante la invasión de los brutales clérigos llegados de Asia o por ellos financiados se repetía en Bosnia y Herzegovina, donde la policía se vio obligada a asaltar un pueblo 'wahabí' que se estaba convirtiendo en un peligroso enclave lleno de armas, explosivos y munición varia, toda inmaculadamente halal (ND).

Turquía está aprovechando el río revuelto para introducirse de forma masiva con sus negocios y sus imanes en la región, y de paso vender a Estados Unidos y a Europa que les está haciendo un favor, pues mejor su islam y sus empresas que el Corán y los fáciles petrodólares de los jeques arábigos. De hecho, una conferencia de imanes de los seis países balcánicos celebrada en Estambul en 2008 ya pedía entonces que Turquía tutelara toda la región entre invocaciones explícitas al antiguo papel del imperio otomano (ND), tan fuerte y añorado por ellos -y no solo por ellos (ND).


300 dólares al mes por barba

La penetración del islam 'más puro' está llevando la preocupación a una parte de la comunidad islámica kosovar que ve cómo la otra parte comienza a cubrirse con pañuelos, velos, burkas y el resto de la trapería femenina, mientras sus vecinos masculinos, antes bien afeitados cada mañana, ahora miran con desprecio por entre su cerrada pilosidad facial al barbero del barrio.

La declaración de Kosovo en su Constitución como un 'estado secular' y la prohibición del uso del pañuelo islámico en los colegios no ha hecho gran mella en la creciente comunidad rigorista bien untada por los dólares saudíes, y que reza de agradecimiento y emoción en las decenas de mezquitas que Riad construye por todo el territorio kosovar, ya con el imán dentro, como si fueran un huevo Kinder mahometano.

Hay kosovares que reconocen ante la prensa internacional haber escuchado a sus vecinos admitir a su vez que recibían "300 dólares" al mes por dejarse crecer la barba. Decenas y decenas de 'ong's' brotan por Kosovo supuestamente con intereses filantrópicos, aunque, en realidad, no sean más que las quintascolumnas saudíes expandiendo su poder. El año pasado fueron desmanteladas muchas de ellas por el gobierno de Pristina en una 'redada' de buenos samaritanos, pero aún continúan proliferando y reproduciéndose otras muchas que toman el relevo de las eliminadas.


Se odian, se matan

Mientras tanto, los choques interétnicos continúan avisando de que los odios siguen más vivos que nunca. Tan solo por referir los 'incidentes' de la última semana, se puede constatar que un albanokosovar resultó muerto durante una agresión en el norte de mayoría serbokosovar, y que en venganza por la muerte, algunos de los primeros apalearon a uno de los segundos, de 66 años de edad. Y en esa misma zona de mayoría serbia, dos serbokosovares eran disparados desde un coche en marcha por parte de quienes fueron identificados como albanokosovares.

La reciente detención por corrupción del hasta entonces máximo responsable de la lucha contra la corrupción en Kosovo (ND) no hizo sino poner de nuevo ante la escena internacional la normalidad de un problema que no se considera una práctica llevada a cabo por individuos, sino que es interpretado como una de las manifestaciones del crimen organizado y de las mafias que pueblan a sus anchas el Estado kosovar, y que cuentan con necesarios apoyos internos dentro del gobierno y la administración pública.