NUEVO DIGITAL - Internacional
Europa, bajo el terror islámico
@JavierMonjas - 30/09/2015

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

Sheij Muhammad Ayed, imán de la mezquita de Al Aqsa, Jerusalén: "Esta oscura noche va a terminar y pronto los tendremos pisoteados bajo nuestros pies, Alá lo quiera [...]. Por toda Europa, los corazones [de los infieles] están llenos de odio hacia los musulmanes. Nos quieren muertos. Pero ellos han perdido su fertilidad, así que buscan fertilidad entre nosotros. ¡Les daremos fertilidad! ¡Les generaremos hijos porque vamos a conquistar sus países, tanto si les gusta como si no! [...]. ¡Acoged a los refugiados! ¡Pronto los reclutaremos en el nombre del ya próximo califato!".

Las anteriores amenazas no han sido pronunciadas por un tarado en un pueblacho de Afganistán, sino por el principal líder religioso musulmán de Israel, lo que no le impide ser un tarado similar al anterior, pero que dice desde uno de los países democráticos próximo al orbe occidental lo que el resto calla sobre el fin último de las oleadas de los denominados 'refugiados' musulmanes lanzadas contra Europa.

El rector del lugar más sagrado del islam fuera de Arabia Saudí rezumaba amor y agradecimiento en su reciente sermón a los verdaderos creyentes amontonados frente a él: "[Los infieles] quieren que suframos. Nos quieren humillados. [El Corán (2,120) dice:] 'Los judíos y los cristianos no estarán satisfechos [hasta que no sigas sus creencias]'. Pero nunca seguiremos su religión. Esta oscura noche va a terminar y pronto los tendremos pisoteados bajo nuestros pies".

Y continúa: "Alemania no es un país compasivo que quiere absorber refugiados de Siria e Irak, y refugiados palestinos del Levante [literalmente: 'al Mashriq' - Oriente Medio] y de otros lugares. Europa ha envejecido y se ha vuelto decrépita y necesita renovación humana. Ninguna fuerza es más poderosa que la fuerza humana de nosotros, los musulmanes [...] No están motivados por la compasión por el Levante, sus pueblos y sus refugiados". Y, a partir de aquí, el ya citado párrafo del odio y las amenazas concluido con un piadoso: "Y entonces os diremos: Estos son nuestros hijos. Acogedlos o enviaremos nuestros ejércitos contra vosotros" (vídeo).

En realidad, el inevitable califato europeo del que habla el principal representante de la Religión de la Paz en Israel ya existe en Europa. Y entre los primeros que lo están 'disfrutando' en sus respectivas libertades son los propios musulmanes que abandonaron su religión después de pasar por la universidad. Por ejemplo, entre la élite más formada y culta de los nacidos en familias 'étnicas' musulmanas afincadas en el Reino Unido son cada vez más frecuentes los casos de chicos y chicas que, o bien se hacen cristianos, o bien abandonan toda religión y se pasan al ateísmo.

Pero una decisión que en cualquier entorno cristiano occidental no pasa de proporcionar un posible disgusto a unos padres piadosos, en el entorno musulmán supone -literalmente- arriesgar -la vida y, en el mejor de los casos, sobrellevar una existencia de palizas y acoso por parte de familiares, conocidos y vecinos.

Un reportaje de la BBC desvelaba hace unos días otra faceta del terror islámico ya activo en Europa que añadir al de las 'patrullas religiosas islámicas' o a las redes de explotación sexual de menores blancas. El ámbito demográfico se muestra contundente: Entre 2001 y 2011 se ha doblado el número de ciudadanos que no se reconocen incluidos en ninguna religión hasta alcanzar a un cuarto de la población total. En el mismo periodo, y siempre en relación a Inglaterra y Gales para el mismo periodo, los musulmanes han crecido un 80 por ciento hasta los 2,7 millones. Cuatro años después de los últimos datos recolectados, con seguridad la situación habrá incrementado números y proporciones en ambos sentidos.

El reportaje de la cadena británica, realizado en lugares de ya aplastante demografía islámica como Yorkshire y Lincolnshire, vuelve a destacar una vez más cómo el terror islámico ya domina sobre las libertades europeas y hermana a una de las cunas occidentales de la democracia con la brutalidad coránica del orbe musulmán. [La investigación de la cadena británica puede ser consultada en su resumen redactado, pero no en el vídeo original por encontrarse su visionado prohibido a los accesos exteriores al Reino Unido].

Mientras, en medio de la indiferencia planetaria, Arabia Saudí ha condenado a la decapitación y a la crucifixión -probablemente, por este orden- a Ali Mohammed al-Nimr, detenido en 2012 a los diecisiete años de edad por, según la acusación, haber alentado las protestas que se produjeron en el país al calor de la denominada 'Primavera Árabe', un estrafalario invento geopolítico alentado por los medios occidentales que solo se creyeron los intelectualmente -y acaso, mentalmente- más débiles de entre sus lectores.

Arabia Saudí, aliado clave del bloque occidental, se sienta en el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, lo que le llevó a decapitar durante el pasado mes de agosto a más personas que el propio Estado Islámico.