NUEVO DIGITAL - Internacional
De ultraderechista neonazi a musulmán borracho delincuente habitual residente en el barrio
@JavierMonjas - 06/04/2016

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

Manifestación contra el islamismo radical en el barrio islamista radical de Molenbeek, allí donde se meció la cuna de los asesinos de París y Bruselas. El vídeo es sobrecogedor. Un Audi lanzado a toda velocidad embiste a una mujer y después la arrolla tras deslizarse del capó donde el golpe la había encaramado. El vehículo escapa a todo gas sin detenerse. La gente grita. La mujer queda tendida en el suelo. Fotos de su cara angustiada, aturdida. Más gritos. Titulares inmediatos en medio planeta sobre las brutales imágenes: "Terrible momento en que una mujer musulmana es lanzada y atropellada por un activista de la ultraderecha".

El anterior titular es el que originariamente colocó el Express británico sobre su información, precedido de la advertencia "Graphic", en principio pensada para advertir a los lectores más sensibles de la brutalidad de las imágenes pero, en realidad, un gancho sensacionalista para atraer más visionados sobre algo realmente fuerte que echarse al coleto morboso de la jornada.

Aunque en Google News aún se mantiene fijado el titular originario -"Terrible momento en que una mujer musulmana es lanzada y atropellada por un activista de la ultraderecha"-, si se accede a la página correspondiente, la misma información ya lleva un encabezamiento 'ligeramente' distinto: "Mujer musulmana es lanzada y atropellada en una manifestación contra el islam".

De ser atropellada por "un ultraderechista" a serlo en "una manifestación contra el islam". Es necesario descender mucho en el texto y hacer girar generosamente la rueda del ratón para llegar a una pequeña "Correction" intercalada en el texto del violento incidente: "El titular de la noticia fue corregido el 6 de abril de 2016. Originalmente, decía que activistas ultraderechistas habían sido los responsables [del atropello], pero la policía ha confirmado que dos residentes llamados Redouane B. y Mohamed B. han sido arrestados".

El crudelísimo ultraderechista neonazi que había atropellado y arrastrado a la odiada musulmana antirracista se había convertido por arte de magia en dos musulmanes del barrio, borrachos y delincuentes habituales que escapaban de la policía a toda velocidad por las calles de Molenbeek.

Es más, las primeras informaciones incluían a los ocupantes del coche chulescamente haciéndose selfies con sus móviles mientras la policía los apuntaba con sus pistolas. Es de estos agentes de los que huían a toda velocidad después de ignorar la orden de detenerse. ¿Se podía ser más despiadado? ¿A qué niveles de barbarie podían llegar esos "ultraderechistas" y "neonazis" que se enfrentaban a la contramanifestación de los "antifascistas"?

Resultó que tampoco, que los árabes del coche estaban haciendo fotos a los "ultraderechistas" y después se hicieron otras con los policías apuntándoles para fardar después con los amigos, sabiendo que los agentes no se iban atrever a disparar y mucho menos en medio de Molenbeek. Aquí el titular ya era distinto: "Un pasajero se toma un selfi justo antes de que su coche siegue a una mujer musulmana".

De nuevo, la religión de la atropellada, pero no la de los 'atropellantes'. ¿Y quién iba a causar tal daño voluntario a una musulmana en medio de un barrio musulmán en plena manifestación "ultraderechista"? Obviamente, un "ultraderechista". Pero no sucedió así, aunque las informaciones, incluso días después de conocerse lo ocurrido, insisten en relacionar el atropello con "una manifestación anti-islámica en Bruselas", como insiste el Independent. Este diario también corrigió su titular y ahora abre con otra breve indicación en cursiva: "Actualización: Los dos hombres que conducían el coche han sido identificados como los residentes locales Redouane B. y Mohamed B".

No hacen falta más aclaraciones. ¿O sí? ¿Simplemente porque sean residentes de Molenbeek y se llamen Redouane y Mohamed ya no deben ser descartados como "ultraderechistas"? Eso parece. Es el racismo inverso. Y también lo es que medios de todo el planeta -incluyendo el Sunday Times, Fox News, TeleSur, Huffington Post y nuestro inefable Público -entre los que, pudorosamente, no han borrado la vergonzante 'información'- aún insisten en relacionar el criminal atropello de la "mujer musulmana" con la "manifestación contra el islam y la inmigración".

De hecho, los propios lectores del gran Público español dan un buen repaso en los comentarios a la manipulación del medio que leen. Pero, inasequibles al desaliento, los aguerridos redactores insisten tras corregir el titular sobre el 'ultraderechista asesino'. "Un vídeo muestra el atropello a una mujer musulmana durante los incidentes ultras en Molenbeek". Nada se dice de la religión de los criminales al volante, pero sí de la 'religión' de quienes protestaban.

La policía belga informó minutos después del incidente de lo que había sucedido y quiénes eran sus protagonistas. En ningún momento -en 'ninguno'- nadie informó de forma oficial de que el asesino al volante había sido un "ultraderechista", un "neonazi" o un "activista anti-inmigración". Y cuando se fue difundiendo la nota de la policía belga -aterrada de que los 'musulmanes' se 'vengaran'-, en cuestión de unas pocas horas, de nuevo por arte de magia, el inusitado interés que había despertado el cruel suceso de los "ultraderechistas" desapareció, la tecla "delete" funcionó a todo gas y solo quedaron las noticias residuales de quienes insisten aún en vincular lo sucedido con 'la marcha neonazi, fascista, anti-islam, anti-inmigrantes and so on'. Y así quedará por los siglos de los siglos en una nueva demostración del nuevo 'nuevo periodismo' que ha atropellado y arrastrado a la más bella profesión del mundo. Amén.