NUEVO DIGITAL - Internacional
Mientras Estados Unidos y varios países europeos ignorarán el dossier del Consejo de Europa
@JavierMonjas - 23/12/2010

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

Bruselas anunció este martes el lanzamiento de una iniciativa para combatir el tráfico de personas. La notificación fue posterior en una semana a la publicación del informe del Consejo de Europa que acusa al hoy primer ministro de Kosovo, Hashim Thaçi, de dirigir durante su época de 'guerrillero de liberación nacional' no sólo una extensa y poderosa red mafiosa de tráfico de drogas y armas, sino también de prisioneros, a quienes se 'engordaba' para extraerles sus órganos y, posteriormente, introducirlos, vía Albania, en el mercado ilegal de transplantes. Pero no. La UE ya ha advertido de forma explícita que, como Estados Unidos, Kosovo se encuentra fuera de su voluntad de investigación y petición de responsabilidades.

El informe de Dick Marty, el fiscal suizo que rubrica lo que oficialmente es aún una "versión provisional" del dossier definitivo -nuevo paso tras el "borrador" de la semana pasada-, acusaba también a los promotores del nuevo país kosovar -básicamente, Estados Unidos y la práctica totalidad de los países de la UE- de conocer a la vez lo que había sucedido en Kosovo y en Albania, y de ignorarlo, -de "mirar para otra parte"-, acción esta última de ceguera que se basaba en el criterio consciente de primar la estabilidad regional sobre el horror que la inteligencia en la zona estaba desvelando.

"Sólo sé lo que leo"


Y si antes se conocía, mucho más se conoce ahora tras las contundentes acusaciones de Marty. Pero, como entonces, el resultado vuelve a ser el mismo: la cosa no va con la Unión Europea. Con increíble cinismo lo anunciaba la comisaria europea sobre Asuntos Interiores a la Unión, Cecilia Malmstrom, quien al ser preguntada sobre el tema kosovar, insistía una y otra vez en que sólo sabía lo que había leído en los medios.

"He leído sobre todo esto en los periódicos y no sé más de lo que usted sabe", contestaba a un periodista. "No creo que yo tenga un problema de credibilidad sobre esto. No negamos que haya problemas en Kosovo y en otros países, pero ese informe (del Consejo de Europa) al que usted se refiere, lo he leído en los medios y no puedo comentar lo que es verdad y lo que no lo es". Lo que sí es cierto es que, en ningún caso, la Unión Europea va a incluir estas acusaciones en su pomposo nuevo proyecto para combatir el tráfico humano. Y, por supuesto, Bruselas no apunta ni la más mínima intención de tomarse el más ínfimo interés por contrastar el dossier del Consejo de Europa.

Thaçí y Kosovo, dos cosas distintas

Mientras tanto, en varios países comienza, aunque con sordina, un no menos sórdido debate sobre sus respectivas responsabilidades en el apoyo al desarrollo y consolidación del monstruo islamo-mafioso en el corazón de Europa más sometido a las más violentas arritmias. En Suiza, patria de Marty, otra mujer, esta vez la ministra de Asuntos Exteriores, Micheline Calmy-Rey, desvinculaba -en un nuevo y supremo ejercicio de hipocresía- la figura de Thaçi de la propia creación del estado kosovar. "Hashim Thaçi ha encabezado el gobierno sólo desde enero de 2008 (mientras que) la declaración de independencia y su reconocimiento por muchos países no dependía de él", declaraba la jefa de la diplomacia helvética.

Los Estados Unidos fueron los primeros en anunciar que nada cambiaba en relación a Kosovo (ND), su punta de lanza islámica 'moderada' en Europa para intentar convencer al resto de musulmanes del mundo -incluidos los estadounidenses propios, a tentativa semanal de coche-bomba- de que no es justo que les odien.

"Intereses mutuos y no personas concretas"

El Departamento de Estado lo decía muy claro: "En estos momentos, puesto que cualquier persona del mundo es inocente hasta que no se demuestre lo contrario, (Thaçi) es el actual primer ministro y nosotros vamos a continuar trabajando con tal gobierno". Y, por si faltara alguna variante más en la orgía de cinismos, el portavoz del Departamento de Estados sentaba de forma extremadamente descarnada cómo "las relaciones entre Estados Unidos y Kosovo no van a cambiar en lo fundamental (puesto que) se basan en nuestros intereses mutuos, y no en personas concretas".

En realidad, en estos momentos el único país que se está moviendo para intentar convencer a la comunidad internacional de que profundice en las investigaciones es precisamente Serbia. Pero no parece que esté encontrando mucho eco el intento fomentado por la patria de la mayor parte del ganado humano al que se le extirpaban sus órganos tras el correspondiente engorde a la vez que se le amputaba al propio país una parte de su territorio nacional.

¿Qué 'Casa Amarilla'?

De hecho también, tan sólo han reclamado investigaciones Albania y el propio Kosovo -a través de su muy ofendido primer ministro, quien ya ha anunciado querellas criminales contra las "infamias" lanzadas por el investigador del Consejo de Europa. Pero, obviamente, poco se espera de los celadores de las dos puertas, de entrada y de salida, que vigilaban la siniestra y simbólica 'Casa Amarilla' del horror (ND), tan conocida por todos desde siempre, y tan ignorada por todos ahora, como entonces, como siempre.