NUEVO DIGITAL - Internacional
Maraña legislativa para fomentar los "valores británicos" de la 'tolerancia' y el 'multiculturalismo'
@JavierMonjas - 25/10/2014

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

A comienzos del pasado mes de marzo se descubrió en Birmingham un plan clandestino para colocar imanes y profesores extremistas en los colegios británicos musulmanes o con mayoritaria asistencia de alumnos de esa secta. La trama fue bautizada por la policía y los medios como 'Caballo de Troya' por la taimada infiltración del islamismo en el corazón del sistema educativo británico. Las autoridades tomaron buena nota. En respuesta a los troyanos de Alá decidieron acosar a los colegios cristianos para que fomentaran la "tolerancia" con la 'otra religión'.

Aquí quienes son los auténticos terroristas son los cristianos a favor de la vida que, además, no aceptan los 'matrimonios' entre gays. Así se han expresado -manifiesto mediante- grupos ateístas, laicistas y homosexualistas. Est@s miembr@s han exigido la formación de un "frente internacional contra la derecha religiosa y a favor del secularismo".

Bien, una vez sabido que los auténticos terroristas son los cristianos y no los verdaderos creyentes -de los que nada se dice en el manifiesto de los ateístas, laicistas y homosexualistas-, la Iglesia de Inglaterra decidió tomar cartas en el asunto, en voluntaria o involuntaria respuesta a las audaces denuncias de l@s .(JavaScript must be enabled to view this email address). Decidieron requerir a un imán para que pronunciara un discurso en su sínodo general.

Será la primera vez en la historia que una persona de otra religión o secta se dirija al cuerpo gobernante de la Iglesia de Inglaterra en la principal reunión de su principal cuerpo ejecutivo. Es altamente probable que el imán hable de "tolerancia", es decir, de la que los musulmanes deberían mantener con los cristianos británicos y no como esos despitadillos tipos de los cuchillos ensangrentados que no representan al verdadero islam.

El gobierno británico del conservador Cameron también decidió proteger los verdaderos "valores británicos" del acoso de una amplia red de sujetos que durante años pretendieron -y consiguieron en algunos casos- situar a los más brutales mahometanos en los colegios del país. Y con el fin de defender los citados "valores británicos", los inspectores de Ofsted, el organismo oficial regulador de la enseñanza, ha comenzado a acosar a los centros de enseñanza... cristianos.

Uno de ellos ya ha sido amenazado de forma oficial con degradar su calificación pública si continúa negándose a invitar a un imán para que pronuncie discursos en las asambleas del alumnado. Según la cháchara oficialista de los comisarios políticos, ellos mismos, autodenominados "inspectores", considerarán "la efectividad de las medidas de los colegios para el desarrollo espiritual, moral, social y cultural".

"Esto incluye, entre otros factores", según Ofsted, "la aceptación por los alumnos y su compromiso con diferentes religiones y creencias, y su compresión y apreciación de las diferentes culturas dentro y fuera de las aulas".

La queja del colegio cristiano se produce después de que centros ortodoxos judíos denunciaran la 'visita' de los comisarios del Ofsted para preguntar a sus alumnas si tenían novios, se sabían de donde vienen los niños, y si alguien les había explicado suficientemente el lesbianismo y las maravillosas oportunidades que su disfrute ofrece a la judía ortodoxa moderna.

Los 'inspectores' enviados por Londres al colegio cristiano resaltaron que, de no invitar a musulmanes para que intervengan ante sus alumnos, se considerará que el centro está atentando contra los verdaderos "valores británicos", que son los de la tolerancia y tal. Y, en consecuencia, se verían obligados a adoptar medidas para combatir el extremismo del nido de víboras cristiano, entre ellas, la primera, degradar su calificación pública.

El Christian Institute ha denunciado las "alarmantes" medidas anunciadas por las autoridades educativas, pero también del Interior, bajo el inquietante nombre de 'Órdenes para Contrarrestar el Extremismo' ('Extremist Disruption Orders', (EDOs). La maraña de potentes legislaciones contra el 'extremismo' por el momento solo está acosando a los colegios cristianos, vistos por el ejecutivo de Cameron como los que tienen que soportar y promover los "valores británicos" de la "tolerancia".

Por su parte, los centros musulmanes también son requeridos, en -por el momento- inevitable contrapartida, para que asimismo 'toleren' a los cristianos británicos, sin descuartizarlos a hachazos, a ser posible, y, de esa forma, se vaya avanzando en la beatífica dirección de una sociedad tolerante y multicultural.