NUEVO DIGITAL - Internacional
EL MUNDO
@JavierMonjas - 22/03/2016

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

Tras los atentados de París, el principal sospechoso y autor material de los ataques, Salah Abdeslam, se evaporó. La policía llegó a pensar que se había fugado a Turquía, Siria o incluso Marruecos. Pero, tras ser detenido el pasado viernes, resultó que Abdeslam permaneció estos cuatro meses oculto a escasos metros de su casa, en el barrio bruseliense de Molenbeek. Y fueron su familia, sus amigos y vecinos los que le ayudaron a permanecer escondido hasta el día de su arresto.

Gracias a las imágenes capturadas por un vecino de Bruselas el pasado viernes, se puede ver el momento exacto en el que la Policía dispara a, supuestamente, Salah Abdeslam. En el vídeo aparece el considerado cerebro de los atentados de París huyendo de las fuerzas de seguridad y se escucha cómo abren fuego contra él.El terrorista es herido en la pierna a 500 metros de la casa de sus padres, donde se había criado. Además, se puede ver perfectamente cómo la Policía reduce y arresta a otro hombre.

Mientras la policía y los servicios de inteligencia tratan de descifrar cómo opera el Estado Islámico en Europa para poder prevenir otros posible ataques, el caso del octavo terrorista de París, Abdeslam, muestra la dificultad de rastrear a los sospechosos de terrorismo que son ayudados por la comunidad más cercana, que escapa al radar de la policía y en la que no están involucrados radicales islamistas.

"Abdeslam confiaba en una extensa red de amigos y familiares que ya existían para el tráfico de drogas y delitos menores y que le ayudaron a esconderse", ha asegurado el fiscal federal belga Frederic Van Leeuw respecto al único sospechoso de los atentados de París -que dejaron 130 muertos- que continúa vivo.

La capacidad de Abdeslam para esconderse durante cuatro meses, a pesar de las más de 24.000 llamadas sobre posibles pistas a la policía belga, fue posible "gracias a la solidaridad de sus vecinos y su familia", ha asegurado Van Leeuw en la cadena pública RTBF.