NUEVO DIGITAL - Internacional
El islamonazismo en todo su esplendor
@JavierMonjas - 27/09/2016

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

No les basta con disponer de un logo 'halal' para identificar los productos creados de acuerdo a los mandamientos coránicos. Ahora, las organizaciones islámicas de Malasia pretender preservar aun más su pureza identificando los artículos y alimentos hechos "por" musulmanes y, en consecuencia, que nunca han pasado por las impuras y repugnantes manos de infiel alguno.

Dos organizaciones islámicas han anunciado el lanzamiento de la nueva marca de garantía contra la impureza infiel. El Instituto Malayo de Cooperación Internacional Islámica y la Autoridad de Desarrollo de Pequeños Productores para el Desarrollo del Caucho han promocionado su nueva marca de calidad señalando que se situará junto al habitual logo 'halal'.

Pero mientras la certificación halal asegura que el producto ha sido creado bajo las estrictas normativas dictadas por Alá, el nuevo logo aprieta más la tuerca de la defensa contra la suciedad e impureza de los no musulmanes garantizando que, además, ha sido producido solo "por" musulmanes, sin que mano impura de infiel haya intervenido en ningún momento del proceso productivo.

"De esta forma, la gente [musulmana] tendrá más confianza [en los productos]", han asegurado los promotores del nuevo logo. La iniciativa ha sido acogida con reservas por grupos de consumidores, pero por escasa, pues piensan que la autoridad nacional de certificación halal debería abrir su jurisdicción más allá de la producción alimentaria, de manera que la pureza islámica se extendiera a otros ámbitos como el empaquetado.

Otras voces críticas creen que el desarrollo de un nuevo logo que estreche la pureza de la producción islámica solo pretende vender más y abrir nuevos mercados. Pero en ningún caso se cuestiona la licitud no ya de separar los productos hechos 'para' musulmanes, sino, además, de los productos hechos 'por' musulmanes 'para' musulmanes, sin contacto de las impuras manos infieles.

De hecho, lo que ha estallado es una guerra entre ambas certificaciones. La institución estatal de certificación halal ya ha advertido de que sin su sello, cualquier otra producción para musulmanes será "ilegal", por mucho que haya sido producida 'por' musulmanes.