NUEVO DIGITAL - Internacional
"Demasiados refugiados" en el continente
@JavierMonjas - 01/06/2016

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

El Consejo Central de los Judíos en Alemania también lo advirtió: "[Los refugiados] pertenecen a culturas en las que el odio a los judíos y la intolerancia es una parte integral". Según el presidente de la organización, Josef Schuster, de continuar la actual tendencia de invasión islámica masiva en Europa, "la transmisión de nuestros valores será cada vez más difícil". Para algunos, simplemente Europa ya ha alcanzado en este asunto el punto de no retorno. Sin embargo, el Dalai Lama cree que todavía hay margen para evitar la destrucción de los pueblos europeos desde el interior de sus propias tierras.

"Europa, por ejemplo Alemania, no puede convertirse en un país árabe". Son declaraciones del Dalai Lama precisamente ante periodistas alemanes. Él mismo un refugiado que habla en nombre de miles de otros refugiados tibetanos, el líder espiritual considera en relación a la masiva entrada de 'refugiados' desde países árabes e islámicos que "desde un punto de vista moral, también creo que los refugiados solo deberían ser admitidos temporalmente", de manera que un día "regresen y ayuden a reconstruir sus países".

"Un ser humano que es un poco más afortunado tiene la obligación de ayudarlos. Pero, por otra parte, ya hay demasiados", añadió. "Alemania es Alemania", concluyó el exiliado tibetano, referencia además del budismo internacional que acaba de inaugurar un sitio web con un "atlas de las emociones" que debería ayudar a alcanzar la paz interior.

Pero, con toda probabilidad, la web del Dalai Lama no ayudará en absoluto a alcanzar la paz interior en la Europa sometida a periódicos baños de sangre. Las autoridades federales de Estados Unidos han alertado de posibles ataques terroristas en Europa durante la celebración de grandes eventos como la Eurocopa, el Tour de Francia o la Jornada Mundial de la Juventud que la Iglesia Católica ha convocado en Polonia. El Departamento de Estado advierte sobre la elección de grandes acontecimientos, lugares turísticos, restaurantes, centros comerciales y transportes públicos como "objetivos" de "potenciales ataques terroristas".

En paralelo a la mayor inmigración de la historia que los jerifaltes de las Naciones Unidas ya consideran que se producirá y hacia la que piden a los líderes europeos que adopten una "narrativa positiva", los de los países islámicos animan a la denominada 'yihad de los vientres'. El presidente turco se distinguía esta semana al exigir a los musulmanes de todo el planeta el abandono de cualquier método de planificación familiar.

"Lo diré de forma abierta: Multiplicaremos nuestros descendientes. Aumentaremos nuestra población", exclamó el hombre que exige la eliminación del visado para sus conciudadanos. Lejos de las ridículas declaraciones que le convirtieron en el hazmerreír de la parte del planeta no islámica, Erdogan en esta ocasión sabe de lo que habla y mucho más aun, de dónde pone la bala.

En 1960, Turquía tenía 27,5 millones de habitantes; en 1990, más de 54 millones, y en 2000, 63,2. En 2013, el país contaba con 75 millones y un año después, con 76. Van a millón por año, según los datos de la evolución demográfica que publica el Banco Mundial. Mientras, algunas ciudades europeas se acercan ya al 30 por ciento de población musulmana, mientras grandes capitales del continente se enfrentan a tasas del 20 al 25 por ciento.

Solo en Libia, hay cerca de un millón de migrantes esperando a dar el salto a Europa. Con la llegada del buen tiempo, la temporada de asaltos a las fronteras de Europa pronto se dará por inaugurada.