NUEVO DIGITAL - Internacional
La nueva responsable invitó a un partidario del Estado Islámico
@JavierMonjas - 28/02/2017

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

Desde 2009, la programación religiosa de la BBC se encuentra en manos de personas de religión musulmana. Aquel año fue nombrado Aaqil Ahmed para dirigirla (ND) y ahora va a ser sustituido por otra hermana de fe, Fatima Salaria. Proveniente de las autodenominadas 'políticas de diversidad' seguidas por la organización, Salaria ha sido ascendida incluso después de que invitara a programas religiosos a Abdul Haqq, un converso nacido como Anthony Small que pertenecía al círculo más íntimo del brutal clérigo Anjem Choudary (ND) y que siempre manifestó su apoyo por el Estado Islámico.

Aunque la evolución demográfica y social del Reino Unido lleva irremediablemente a que el cristianismo se convierta en una religión minoritaria en un futuro no tan lejano, por el momento la mayor parte de los británicos se identifican con los valores del cristianismo, incluso aunque no sean practicantes de esa religión.

Sin embargo, la BBC ha adoptado una posición 'proactiva' y desde 2009 ya ha dejado su programación religiosa en manos de musulmanes, población muy minoritaria -3 por ciento- a pesar de su apabullante explosión demográfica basada en una incesante inmigración desde el exterior apoyada por desbocadas tasas de natalidad domésticas.

Fueron cientos las quejas formales surgidas de entre la audiencia que siguieron a la designación de Aaqil Ahmed como máximo responsable de los programas religiosos de la cadena. Ahora, la BBC ha respondido con su afamada y soberbia política de 'dos tazas'.

El nombramiento de Fatima Salaria ha provocado fuertes críticas, no solo por su condición de musulmana en un país de mayoría cristiana, sino por su pasado demasiado tolerante a la hora de elegir invitados.

La invitación al converso Abdul Haqq dejó el tiempo de antena de la BBC bajo el control de un salvaje justificador del Estado Islámico y hombre de confianza de Anjem Houdary, el sujeto que se pasó la vida amenazando al Reino Unido y a Europa sobre la inevitable conquista islámica de Occidente, entre otras cosas, apoyada por la infinita inmigración musulmana (ND).

Salaria ha sido nombrada y será supervisada por James Purnell, un antiguo ministro laborista protagonista de varios sonoros escándalos y que, tras verse obligado a dejar el gobierno, consiguió refugio en la cadena radiotelevisiva con un salario de varios cientos de miles de libras al año.

En su momento, Salaria defendió la invitación al converso como una forma de promover la información directa y no los estereotipos preconcebidos. Ahora, su propio nombramiento es justificado por la necesidad de ser juzgado por su capacidad para hacer el trabajo, y no por su identidad religiosa, según un comunicado de la propia BBC que parece implicar cómo no hay un cristiano con tal capacidad de 'hacer el trabajo'.

O, al menos, cómo en casi una década, la cadena no lo ha encontrado.