NUEVO DIGITAL - Internacional
Organización de capital saudí propagadora del islam wahabita en Europa
@JavierMonjas - 17/11/2015

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Menéame

El concejal español sonríe complacido. Estrecha la mano al sujeto barbudo que tiene al lado. Este último está más serio y es el que tendría que reír más. El concejal español le acaba de ceder gratuitamente 3.200 metros cuadrados de Las Palmas. En ellos, el de la barba y los suyos van a construir un "centro cultural" islámico, el más grande de todo el archipiélago canario. Lo financiará la Liga Musulmana Mundial, la crème de la crème del wahabismo saudí internacional.

El concejal español que sonríe feliz se llama Javier Doreste y es primer teniente alcalde del ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. En el pasado, elección tras elección intentó conseguir cargo por Izquierda Unida. Por supuesto, con fracaso garantizado. Hasta que en las últimas, abandonó a los pitufos gruñones y se apuntó al carro ganador.

Dejó su partido de toda la vida -y toda su muerte política- y se metió en el batiburrillo de Podemos, Ganemos, Equo y otros fugados desde los tristes páramos de los pitufos gruñones. Dieron el apoyo al PSOE, que así se hizo con la alcaldía. En justa correspondencia, los socialistas cedieron la primera concejalía a la casta de alternativos. Ese día, Doreste dejó de ser el eterno aspirante para convertirse en el trepa odiado por los suyos de siempre, de crítico "radical" a servidor de la casta que antes tanto criticaba.

Javier Doreste no iba a prometer en plan vulgar, qué va. Prometió su cargo "por el pueblo soberano". Y en nombre del pueblo soberano de las primeras cosas que hizo fue regalar 3.200 metros cuadrados del escaso suelo de su isla al sujeto de la barba que los recibe en la foto agradecido, pero digno, serio. Y en estas, los medios publican como información lo que no es más que una nota de prensa, siempre con la foto de la sonrisa.

El pueblo soberano ha decidido que no quiere un gigantesco "centro cultural" islámico en una zona residencial congestionada. El pueblo soberano está recogiendo firmas en change.org. "No estamos en contra de que se haga una mezquita ya que tienen derecho a un lugar de oración, pero las decisiones del ayuntamiento tienen que velar por los derechos de todos, tenemos derecho al descanso y a que no se perturbe la tranquilidad de nuestros hogares", dice el pueblo soberano.

Javier Doreste, representante del pueblo soberano, ha resuelto en un plis-plás un problema que se venia arrastrando desde hace veintitantos años. Gobierno municipal tras gobierno municipal se había ido resistiendo a regalar terreno a los musulmanes para que construyera su "centro cultural" islámico. Y ello a pesar de que existía una sentencia judicial a favor de los reclamantes, puesto que una enajenación de una de sus propiedades para construir un túnel no había sido compensada aún.

Javier Doreste, en nombre del pueblo soberano, declaró que, con su firma, se salda una "deuda histórica" con la comunidad musulmana de la capital canaria. El tipo de la barba que recibe agradecido los 3.200 metros cuadrados se llama Saud Abdullah Al Ghadyan y ya desde su propio nombre indica su indiscutible pedigrí.

El bueno de Saud es director de otro "centro islámico", el más grande de todos en España, el de Madrid, el conocido como de la M-30 por el lugar desde donde irradia la luz del islam. Durante la rueda de prensa, Saud dijo que "el islam es siempre moderado y una religión de convivencia, pero hay musulmanes desviados".

Las agencias árabes de la península arábiga destacan que el nuevo "centro cultural islámico" de Las Palmas será financiado de forma íntegra por la Liga Musulmana Mundial. A finales de 2017 o, como mucho, a comienzos de 2018, el nuevo centro cultural islámico canario se encontrará preparado para irradiar la luz del islam a los ahora quejosos vecinos, que entonces se verán recompensados en sus espíritus a pesar de sus actuales renuencias, cosas de infieles.

El Pew Research Center describe a la Liga Musulmana Mundial como una organización centrada en la extensión del islam en Europa, enlazada de forma inextricable con las instituciones políticas y religiosas de Arabia Saudí. Para obtener sus objetivos de propagación del islam en Europa, la Liga Musulmana Mundial se ha asociado con otras organizaciones como la de los Hermanos Musulmanes.

La Liga Musulmana Mundial se encuentra en el mismo centro de la propagación en Occidente del islam wahabita, ese que tanto debe complacer al concejal de Podemos-Ganemos-Equo-y-ex-pitufos-gruñones-fugados-del-partido-cenizo. No es extraño que Saud no sonriera en la foto tanto como Doreste, representante del pueblo soberano. Sabe aquel la gran tarea que aún le queda por delante.