NUEVO DIGITAL - Internacional

EL PAÍS
Javier Monjas - 30/01/2013 - 06:15 PM   GMT+01:00

ImprimirCompartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en MenéamePublicar en del.icio.us

El portavoz del primer ministro, David Cameron, ha indicado que valorarán el "daño potencial" contra el mercado de trabajo británico "y las medidas para reducir la inmigración para evitar que ocurra".

El Gobierno británico ha anunciado que tomará una serie de medidas para desincentivar la llegada de búlgaros y rumanos a Reino Unido ante el fin, en 2014, de las restricciones que limitaban el derecho de los ciudadanos de esos dos países, miembros de la Unión Europea, a residir y trabajar en territorio británico.

Las normas comunitarias permiten la libre circulación de personas y bienes por los países adheridos, además del derecho a trabajar en cualquier otro Estado miembro. Aunque Rumanía y Bulgaria son miembros desde 2007 de la Unión, fueron sometidas por parte de algunos países de la UE a clausulas de salvaguardia que limitaban los flujos migratorios.


Navegación

Entrada anterior:
“La mezcla de corrección política y de tópico es una rémora brutal”

Entrada siguiente:
“España no tiene un proyecto veraz y coherente de relato histórico”

Últimas entradas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sindicación
RSS 1.0
RSS 2.0
ATOM